Y fueron ellas, hace ya… muchas lunas… Ese mi globo terráqueo en el que viajar (me) y saberme desde ese latido sin tiempo ni espacio. Aquel en el que surcar mares y cielos, miles de confines pululando a contraviento, pero, siempre yo… siendo yo… mi vida…

...*MI VIDA, CON ELLAS*

...*MI VIDA, CON ELLAS*

Y recuerdo cómo de niña me impresionó aquella historia…esas zapatillas rojas que no podían parar de bailar…aquellos pies danzando y callejeando sin descanso como llevados por una fuerza inexplicable…y es que, las letras fueron ya desde ésa mi temprana edad, como esas zapatillas que me llevaban y arrastraban a un lugar sin retorno, a un mundo paralelo, del que de alguna manera, sabía, que ya no podría escapar…

Ellas fueron mi único equipaje para un viaje que comenzó de cuentos y sueños rotos. Fueron el lecho donde cobijar mi cuerpo y mi alma…el bálsamo para aliviar la afrenta de la otra cara que la vida me mostró. Me abracé a ellas con tanta fuerza, que todas mis heridas comenzaron a cicatrizar. Me llevaban de puntillas entre los confines de miles de mundos que imaginaba mi laberíntica mente, esos sueños que de nuevo renacían y florecían cual hiedra enredada en ese ser que yacía y me alimentaba, aquel que sentía en lo más profundo, aquel que me hablaba…a través de esas letras que brotaban de mis dedos dibujando sentires sobre cualquier papel que tuviera a mano. Nos sentimos atraídas, vinculadas, destinadas a viajar juntas en este camino de la vida, y por todos esos mundos en los que despegar los pies del suelo, y volar, volar…con esas alas magulladas, pero valientes y con ansias de sentir por encima de todo, y nada…

Y así es la vida y sus maravillosos tesoros…ésos que no se ven con los ojos del rostro, sino, que se sienten…como esas letras danzarinas, que nos deleitan, nos incitan, nos inspiran…palabras que sienten y palpitan, acarician…

Y con ellas alzamos nuestro grito contenido ante injusticias y barbaries. Con ellas somos cual aves que sobrevuelan ciudades en aras de un nuevo y merecido mundo. Con ellas somos corazón que ama y desea. Somos enseñanza, y aprendemos. Somos sueños, locura, ciencia…sencilla y difícilmente, con ellas somos humanos que se comunican, o lo intentan…que sueñan, aunque despierten…porque, al fin y al cabo, la vida es tan sólo ese viaje en el que decidir qué llevar en nuestro equipaje, y las letras, las letras…qué haría yo sin las letras…

©Ginebra Blonde

*LA BELLE DANSE DE LA VIE...ET LETTRES...*

*LA BELLE DANSE DE LA VIE...ET LETTRES...*

martes, 15 de mayo de 2018

Tentación (es)



Según la RAE, la tentación es la instigación o estímulo que induce el deseo de algo, ya sea persona, cosa o circunstancia que la provoque... Un impulso repentino que nos incita…

Todos, en mayor o menor medida, sabemos de sus efectos. Algunas, las hemos llevado a cabo, otras, nos hemos resistido. Supongo que cada uno tenemos nuestros propios límites, aunque también es cierto que, a veces, ni siquiera nosotros somos conscientes de hasta dónde seríamos capaces de llegar en un momento determinado de nuestras vidas.

Las hay de distintos niveles de “gravedad/levedad” en cuanto a las repercusiones. Personalmente, creo que es loable caer en ellas, siempre y cuando no se perjudique a nadie que no sea a uno mismo. Pero, como ya sabemos, y a pesar de este último apunte, la tentación acecha, y, cuando se abalanza sobre ti…

Pues he aquí la nueva propuesta…


Desarrolla una historia, ya sea relato, reflexión o poema; realidad o ficción, en la que intervenga la susodicha tentación, cumplida o sin cumplir, y del género que desees. Deberás elegir uno, dos o los que quieras, de los entornos que te doy a continuación:



*En el trabajo

*En la cocina

*En una estación de tren

*En una cafetería

*En una biblioteca

*En el cine


Deberás elegir también, uno, dos o los que desees, de estos motivos para tu tentación:

*Amor

*Riqueza

*Poder

*Supervivencia

*Sexo

*Fama

Y, para terminar, incluirás en tu texto una de las frases que te dejo a continuación:

*No puedo más; necesito huir…
*Hagámoslo; ya no hay marcha atrás…
*Jamás permitiré que lo nuestro acabe…
*¿Rendirme? Jamás; llegaré a la cima sea como sea…
*Algún día, todo lo que abarcan ahora tus ojos, será mío…



"Como siempre, los textos me los dejáis en el apartado de comentarios, y si debido a la extensión,  blogger diera algún problema, me los hacéis llegar al correo: ginebrapg@gmail.com
Por supuesto, las puertas de esta y todas las propuestas, están abiertas a nuevas incorporaciones; sed todos bienvenidos a estos viajes de letras en los que tantos compañeros compartimos latidos y amistad… 
Según me vais haciendo llegar los textos, voy poniendo en marcha el proyecto. (Tenéis hasta mediados de junio para llevarlo a cabo). Una vez finalizado, los publicaré con los respectivos enlaces y autoría, en las páginas:
Así como esos detalles a modo de reconocimiento por vuestra participación. 
Una vez presentado, se publicarán en los respectivos blogs de cada autor, siempre que lo deseen, y con el respectivo enlace de origen de la propuesta.

Una vez más y siempre, GRACIAS!! 💋

***Mi participación***



Buena conducta ( ? )

Me resistía a mirar atrás por si me flaqueaban las piernas, pero, debía hacerlo, tenía que hacerlo para consolidar aquel paso que estaba a punto de dar… Hacía tiempo que el espejo había dejado de reflejar lo que era, lo que había sido siempre: una mujer intrépida, valiente, soñadora… No, nada ni nadie se iba a interponer jamás en lo que me tenía deparado el destino, porque tenía un futuro, unos sueños que cumplir, una vida que disfrutar…

Unas veces era en nuestro cuarto, otras en el salón; cualquier lugar era propicio para descargar su adrenalina contra mí. Cuando lo hacía, apenas podía abrir mis ojos, me acurrucaba como un animal indefenso al que acorralan contra el suelo o una pared… pero, en la cocina… allí no podía evitar mirar de reojo aquel soporte de la encimera de donde salían las empuñadoras de cuatro cuchillos; uno, solo uno de ellos sería suficiente para clavarlo en ese maldito corazón que me estaba arrebatando la dignidad, ¡mi vida!

Eran las tres de la madrugada… Una vez más, su borrachera lo sumergía en un sueño profundo; era el momento… Me dirigí sigilosa y descalza a la cocina. Elegí uno de los cuchillos, el más largo; debía asegurarme de que lo traspasara por completo… pero… no podía creer lo que estaba pensando, las imágenes que estaban pasando por mi mente… esa no era yo, no era yo…

Volví a dejar el cuchillo. Necesitaba mirar mi rostro, ver lo poco que quedaba de mí… Me fui al baño. El espejo, una vez más, me mostraba esas marcas y cicatrices de mis mejillas. Algunos hematomas aún se dejaban ver alrededor de mis ojos…  Mis ojos… Volví a verme a través de ellos… Volvía a sentir lo que era, lo que había sido siempre… -No puedo más; necesito huir… -le dije a mi reflejo imaginándome tantos otros, tantos...

Ahora, yacía tendido sobre la cama cual rastrojo humano… Estaba inerte, no era nada, no era nadie. La empuñadura del cuchillo sobresalía de su pecho cual estandarte que ondeaba libertad.
No tardé en hacerme la maleta. Allí donde iba, necesitaría poco…
Me entregué a la justicia… Era el precio a pagar por mi supervivencia... Ella sabría qué hacer conmigo; privarme de mi libertad, pero… ésta… hacía ya mucho que la había perdido. Al menos allí no recibiría golpes. Y, quizá, por buena conducta, en unos pocos años estaría libre, libre para siempre… 


©Ginebra Blonde


sábado, 21 de abril de 2018

Atrapasueños



A veces no somos conscientes de los sueños que (nos) pasan de largo por no saber, o no querer, canalizar debidamente las circunstancias que nos impiden realizarlos…
Es muy fácil basar los argumentos en que son una utopía, y algunos lo son, de eso no cabe duda, pero… ¿cuántos son posibles... solo que el temor, por ejemplo, se apodera de nosotros…? O, ese voluntario convencimiento de que no podremos conseguirlos… Eso sin contar con aquellos que te dicen con insistencia: estás loc@, eso es imposible, bla, bla, bla…
Será que nací en primavera, pero a mí nadie me va a convencer de que no somos capaces de los más variopintos y maravillosos florecimientos de nuestros sueños.
Y tengo los pies en el suelo, quizá más de los que no creen en los sueños; soy tremendamente realista, aunque no lo parezca. Y ese es motivo más que suficiente para darme el beneplácito de volar más allá de lo tangible, pues de la misma manera que me calzo mariposas en los pies, me pongo esos pesados zapatos de plomo que me hacen caminar desde esa “supuesta” cordura de la realidad y del día a día.  
Pues bien, en esto va a consistir esta nueva propuesta… Volemos; seamos de nuevo esos niños inquietos y devoradores de vida y aventuras (es fácil, aún lo somos… solo hay que saber mirarse hacia dentro, para encontrar a ese niño que fuimos, y que se resiste a marcharse del todo...)

Escoge una imagen... La que te inspire o te recuerde alguno de tus sueños, aventuras imaginarias que nunca llegaste a realizar, o ese pensamiento que te acompaña siempre… 

(1)

(2)

(3)

(4)

(5)

(6)

(7)

(8)

(9)

(10)

(11)

(12)

(13)

(14)

(15)


Y a partir de ahí, deberás añadir los siguientes ingredientes para la receta *Atrapasueños*que vas a elaborar:

Un beso/ Unos patines/ Un oso de peluche/Una capa/Un farolillo/ Un espejo/ Un columpio.

BESO

PATINES

OSO

CAPA

FAROLILLO

ESPEJO

COLUMPIO


Y como notas discordantes, introduciréis en el texto las siguientes palabras:

Miedo/ Pesadilla/ Locura.

Los textos, como ya sabéis, podéis elaborarlos en el formato que deseéis. Si son muy extensos, lo más seguro es que me los tengáis que enviar por correo (ginebrapg@gmail.com), de lo contrario y como siempre, me los dejáis en el apartado de comentarios. Tenéis hasta mediados de mayo...
Para nuevas incorporaciones, los textos, una vez finalizado el tiempo de la convocatoria, los incluiré en el proyecto, publicando los enlaces: https://paraisodeletras-blogueros.blogspot.com.es/ https://ginepg.wixsite.com/autores  en donde podréis encontrarlos con vuestros links correspondientes y mi agradecimiento a modo de *Reconocimiento* y esos detalles que surgen tras la (vuestra) inspiración…

*Mi Participación*
(Imagen "15")

Y no fue fácil llevar las riendas de mi vida
subida a ese caparazón que me arrastraba
lenta, pero valerosamente,
entre cada espina o rosa,
que se alzaba ante mí…
No fue fácil soltarme de la mano
de aquel oso despeluchado
que tantas noches me besó
mientras el miedo me ahogaba
entre el frío suelo
y mi cama…
Y le di permiso a la locura;
con ella me enfrentaría
a dragones y pesadillas,
lidiaría todas mis batallas,
armadura y capa cual princesa
¡pero, guerrera!
Nada, nadie… osaría ya amedrentarme…
Cual farolillo, mi alma
que Iluminó mis pequeños pasos…
Fui columpio pendiendo de mis cielos;
miles de estrellas fueron testigo
de tal proeza…
Y el espejo, me fue advirtiendo del tiempo,
de esas mis huellas de tan pedregosa carretera,
de los miles de confines por los que me deslizaba
subida a mis patines, como si pudiera…
pudiera… llegar a las montañas…

Y… llegué…
Pude tocarlas con mis propias manos…
Pude pisarlas, saltar sobre ellas, porque
creí… creí en mis sueños,
en mi fuerza y valor;

Sueños…

*Sueños De Caracol*



Y puedo escucharlo… Puedo sentir cual tintineo sobre mi pecho esas notas de piano que abrigaron mis inviernos… Puedo escuchar las olas rompiendo en la orilla de mi playa de arena blanca… Solo tengo que cerrar mis ojos, para ver ese mar revoltoso tras los cristales de aquel ventanal… Ser cual pájaro que revolotea sobre sueños y pasados, y llevar mis pies inquietos y descalzos a esa escalera de madera que me subiera a mis nubes blancas, y negras… Y puedo sentirla sigilosa y tímida merodeando entre mis pasos atolondrados, entre esos lazos  que jugaban con los mechones de mi pelo… Puedo escuchar el recitar sereno de mi abuelo… Mis vestidos… bailando cual mil mariposas al vuelo… Y dónde quedó… En qué lugar de ese gran puente que apareció ante mis ojos, dejé caer de mi mano a mi querido oso… Dónde quedaron los calcetines largos, mis sueños de raso, mis nubes de algodón…
La vida tiñó mis zapatos… Dejaron de ser de hebillas y charol… Tiñó mi escalera de madera, en duros y fríos peldaños de piedra…
Apenas recuerdo en qué momento se fue, ni tan siquiera si se despidió… *la inocencia*
Hoy, aún recojo esos pedacitos que quedaron en mitad de ese puente… Aún puedo vestir mis pupilas en tan blanco y transparente tul… pero, solo por un instante, un efímero y traslúcido instante, en el que sentirla entre mi pecho y mis brazos, bailando con mi vestido de cuadros, mi sonrisa de pájaro, y mis sueños de caracol


©Ginebra Blonde



Gracias y……….. ¡¡¡Atrapemos Sueños!!! 💞👄

jueves, 19 de abril de 2018

La Profecía


(Mi pequeño aporte a la convocatoria de Demiurgo, como celebración al cumpleaños de "Mara Laira", mujer virtual...) 


LA PROFECÍA

“No te preguntes cómo, pues ahora podría producirte un shock; aún no estás preparada, pero pronto lo estarás… Hemos estado observándote, y sabemos que eres especial; no eres quien crees ser… Perteneces a un mundo que la humanidad desconoce. Y, de momento, debe seguir así, pues de lo contrario, se podría provocar un caos entre otros mundos más hostiles; no te inquietes, todo lo sabrás a su debido tiempo. Ahora, se ha de cumplir la profecía. En ella se revela que Eileen… osea, tú, mujer de luz y del renacer, será el detonante de un nuevo e imperecedero equilibrio entre mundos, el oasis, ante la oscuridad que se vaticinaba. El día diecinueve de abril de tu calendario, es el día… En él celebraremos y daremos por cumplida la profecía, así como el aniversario de Mara Laira, mi amiga y aliada, una gran investigadora de enigmas y misterios; ella misma te explicará esto que ahora ves como una locura. Yo, soy Atalanta, fiel admiradora tuya (ambas manejamos espadas) y, ahora, destinada no solo a revelar tu identidad, sino a llevarte conmigo en el plazo de dos días ante Mara. Por supuesto, ella no lo sabe; cree que tu aparición en nuestro mundo, será por otras vías… pero, mejor no te doy más datos, debes asumir tu nuevo papel, el tuyo, el que de verdad te pertenece. Cuando leas esto, tu pc se reiniciará y el mensaje se autodestruirá. Solo espera… medita… y seguro que te encontrarás; dos días.”

-Oh, vamos… Otra vez te quedaste dormida frente a la pantalla… No sé qué va a ser de ti, Elena… No puedes pasarte el día ensimismada en ese mundo virtual…
-Mamá, ¿has visto algo?... ¿has visto algún mensaje en la pantalla?...
-No, cariño. No he visto nada, lo único que veo es que te estoy perdiendo… Ya no sé en qué mundo vives…
-Eso es, eso es, mamá. Ha ocurrido, ¡ha ocurrido!
-¿Qué ha ocurrido, Elena…?
-Ahora no puedo decírtelo; debo prepararme. Lo sabrás, sabrás quién es tu hija, mamá…
-Sé quién eres, mi preciosa Eileen… Sí, ese es tu verdadero nombre, el que me dijeron cuando te dejaron siendo un bebé entre mis brazos…

©Ginebra Blonde

**FELICIDADES, MARA!!** 💋

martes, 17 de abril de 2018

Evento Finalizado


*Y la aventura, ha llegado a su fin…*

Para Leer (os), Aquí:

Y aquí:

Gracias a los que habéis viajado con vuestras letras por esta aventura, y  a todos los que (nos) leéis  y acompañáis desde vuestra mirada...

Bsoss gigantes!! 👄


viernes, 23 de marzo de 2018

Un Evento Inesperado...



Supongo que todos conocemos aquello de “¿Qué tres objetos te llevarías a una isla desierta?” Yo, desde esta afición mía a complicarlo todo, voy a proponerlo un tanto más… entretenido…

El lugar de destino no será una isla; en esta ocasión será un castillo… “El castillo de Bran” o, más comúnmente conocido como “El castillo de Drácula”… Esto no quiere decir que nos vayamos a encontrar con este personaje allí, (o, sí...) pues hablamos de la actualidad. De hecho, está incluido en todas las listas que hacen mención a castillos destacados de Europa, sobre todo, por su fama. Está situado, como su nombre indica, en el municipio de Bran, en la región rumana de Transilvania.

Pues bien. Puestos ya en antecedentes del lugar donde se encuentra este mítico, hermoso y peculiar castillo, vayamos con la propuesta.

“Alguien” lo ha tomado prestado para llevar a cabo un evento durante un fin de semana. Todos, naturalmente, estáis invitados. Pero no se trata de una fiesta al uso; este encuentro es una excusa para poner a prueba la racionalidad de cada uno, su actitud frente a determinadas situaciones, y/o sus límites…

Como condición para tal “evento” tenéis que llevar tres objetos. Como es costumbre, os voy a mostrar varios, de los que tendréis que elegir los que creáis que vais a necesitar según vuestras percepciones, y por ende, utilizarlos en vuestros textos: un teléfono móvil/ una botella de vino/ una linterna/ una cámara de fotos/ bombones/ spray de gas de pimienta (por si las moscas)/ y, lo que sí llevaréis todos, una pequeña bolsa o maleta de mano con vuestros enseres personales. 







Deberéis elegir también de entre estos 
cuatro escenarios, al menos dos (o todos):

1*No estáis solos; os vais encontrando con 
otros invitados a los que no conocéis de nada.

2*Alguien aparece inconsciente en la cocina 
(tiene pulso; no está muert@)

3*De una de las habitaciones se escuchan sonidos extraños 
(la puerta está cerrada con llave)

4*De entre las rendijas de una de las puertas 
de los muchos pasillos del castillo, se fuga 
una extravagante y cegadora luz roja 
(esta sí está abierta)

Pues aquí comienza la aventura. Tenéis hasta mediados de abril para llevarla a cabo…
Los textos me los dejáis, como siempre, en el apartado de comentarios, o, en el correo, en caso de que blogger no lo permita debido a la extensión del relato. La idea, para los que os vais sumando a estos retos, es que me los vayáis haciendo llegar para yo ir trabajando con ellos en los proyectos, y, una vez cerrado y montado, publicarlos en las páginas creadas para ello, con los respectivos enlaces de cada autor:


Como ya sabéis también, podéis utilizar el formato que deseéis: relato corto, prosa poética, o, poema, y, dependiendo de otros casos, pensamientos y reflexión. Con imaginación, todo es posible.

Gracias una vez más por vuestra compañía y complicidad.

Bsoss a montones!!👄

**Mi Participación**


Incomunicados

Me retoco los labios con mi carmín antes de tocar a la puerta. Estoy nerviosa, pero me gusta esa corriente que me recorre todo el cuerpo. Abre un hombre de unos cincuenta años; es muy atractivo y elegante. Me mira con tal descaro y atrevimiento que me hace temblar las piernas; me gusta esa sensación…

-Vaya… Tú debes ser la última invitada; entra, por favor. Están a punto de cerrarse las puertas… -me dice sin apartar su mirada de la mía…
-¿Las puertas?... Entonces, ¿es en serio que nos van a dejar encerrados?...
-¿Acaso pensabas que se trataba de una broma?
-Bueno, no… pero…
-Bien, –me interrumpe –entonces adelante…  Soy Alfred. Y aunque hayas pensado que soy el mayordomo, soy también un invitado… –me dice sonriendo…
-Vaya, lo siento… pensé…
-Nada que sentir…

Lo sigo; llegamos a un salón tan grande que apenas mis ojos pueden abarcarlo. Hay dos chicas más sentadas junto a una chimenea. Una de ellas se levanta y se dirige corriendo hacia mí…

-Dime que tú sí has traído el vino, di que sí, ¡por favor!
-Pues… sí… Un “Château Latour “…
-¡Bien!... Espero que no hayas traído el móvil, porque no hay cobertura y habrás desaprovechado la elección.
-No, la verdad. Por una vez he querido desconectar de todo. He traído también unos bombones de licor, y… bueno…
-Espera… -me dice Alfred… -¿no te habrás traído el gas de pimienta?...
-Va a ser que sí…
-Muy previsora –contesta la otra chica – ¿Y qué tal si lo utilizamos para intentar despertar al pobre chico que hay en la cocina?... Está frito.
-¿Cómo, qué le ha ocurrido?
–Se desplomó de repente. –Continúa diciendo Alfred. -Se metió en una de las habitaciones del piso de arriba. Según nos dijo, salía una roja y cegadora luz de ella; a veces no hay que ser tan curioso… Si ya lo dice el refrán del gato…
-Hemos venido para eso ¿no?... Por cierto, yo soy Mery, y la que quiere tu vino, Stefany…
-Creo que yo también necesito una copa… Soy Deborah…
-Pues hechas ya las presentaciones, vamos al asunto. –Dice Alfred mirando hacia mi maleta…
-Saca esa botella; nos servimos una copa, y pensamos qué hacer con el muchacho.

Aquí no hay teléfonos, ni tampoco cobertura para los móviles, por lo tanto, no podemos llamar a nadie para que socorra a ese pobre chico. Tememos que haya inhalado algún tipo de gas tóxico en esa habitación. Puede que se le pase, o, a lo peor, que no despierte… Solo se nos ocurre rociar un poco de esa pimienta cerca de su nariz. Parece de locos, pero, poco más podemos hacer. Nos servimos unas copas, comemos algunos bombones casi por la necesidad de endulzar aquel misterioso acontecimiento, al que todos nos hemos entregado para experimentar. De pronto, escuchamos unos golpes al otro lado de la pared. Proviene de una de las habitaciones que hay en la planta baja; nos miramos en silencio y extrañados…


-Esto se va poniendo interesante… -dice Stefany…
-Shh… -Mery le manda callar…
-Parecen gemidos… -les digo…
-Deborah… centrémonos… -contesta Alfred… -¿En qué estarás pensando?...

Me levanto y me voy con decisión hacia allí. Estoy frente a la puerta. Me giro, y están los tres pegados a mi espalda. –Menudos valientes estáis hechos... –Pongo mi mano sobre el pomo, intento girarlo, pero… está cerrada…

-¿Hola?... ¿Hay alguien ahí?... –pregunto pegada a la puerta…
-Oh, vamos… -dice Alfred… -Esto parece sacado de una de esas pelis de terror…
-¡Cállate! –Le grita Mery... –Algo habrá que hacer ¿no?
-Está bien. Que no cunda el pánico –dice Stefany quitándose de su cabello una horquilla…
-¿Pensáis abrirla? ¿Estáis locas?... Si está cerrada será por algo –dice Alfred exaltado.

Nunca he entendido muy bien eso de que una horquilla pueda abrir puertas, pero en estos momentos, todo es posible por absurdo que parezca; supongo que de eso se trataba esta experiencia, así que la dejamos hacer…
Se oye un “clic”; Stefany empuja suavemente, y la puerta comienza a abrirse con nuestras miradas expectantes…
En el centro de la habitación hay una mesa, y, sobre ella, un magnetófono emitiendo los sonidos que estábamos escuchando.

-Vaya, Deborah… -me dice Alfred… -ahí tienes tus gemidos… Una bonita trampa en la que hemos caído…
-¿Pretendes quedarte sentado y bebiendo vino todo el tiempo? –Le respondo irónica…
-Bueno, se me ocurren otras “cosas” que podríamos hacer… Pero para eso necesitaría vuestra ayuda…
-¡Lo tienes claro! – le increpa Stefany- Deja de soñar y vamos a por ese muchacho de la cocina, si es que aún respira… 

Nuestra sorpresa es de órdago; allí ya no hay nadie…

-¡¿Qué?! ¿Dónde se ha metido?- exclama Mery mirando por todos los rincones de la cocina…
-Esto ya empieza a inquietarme…- añade Stefany…
-¿No era lo que queríais?... ¡Pues ale, a disfrutar!- exclama Alfred con tono irónico.
-No nos precipitemos- les digo… -Igual se ha recuperado y nos está buscando; este castillo es un auténtico laberinto…
-Bien, pues vamos a buscarlo –contesta Mery.

De pronto, y al tiempo que se va la luz, se escucha un sonido parecido a un disparo…

-¡Oh, Dios mío! –Grita Stefany -Si querían asustarme, ya lo han conseguido. Ya está bien con la bromita, el experimento o lo que sea… Yo me piro de aquí.
-¿Alguien trajo linterna? –pregunto…
-Así es, mi Deborah querida –me contesta Alfred –Pero está en mi bolsa, en el salón. Por lo tanto tendremos que llegar allí a tientas…
-Está bien –les digo –Cojámonos de las manos, no nos separemos, e intentemos llegar al salón sin tropezar ni hacernos daño, ¿de acuerdo?...
-Me está entrando la risa floja… jajaja… -añade Stefany –jajaja…
-Pues ríe, ríe, hija mía… -le contesta Alfred – Que ahora vas a reír más, cuando te diga que estoy tocando a alguien delante de mí, y no es una mujer; más que nada porque tiene barba…

Todos corremos despavoridos sin ver absolutamente nada, golpeándonos con los muebles, unos con otros. El raciocinio se escabulle entra la oscuridad, y el miedo se apodera de nosotros.

De pronto se enciende un piloto rojo, y un cartel de neón que dice: “Primera prueba, no superada; el miedo no es una opción”

©Ginebra Blonde




*Autores que participan en la propuesta:
 (Los textos serán publicados en https://ginepg.wixsite.com/autores
y, en sus respectivos blogs, quien así lo decida, una vez el proyecto esté cerrado)